Multas por sacar el brazo mientras conduces

Basta con dar una vuelta por las carreteras de cualquier ciudad de España para ver cómo numerosos conductores apoyan el brazo en la ventanilla, pero ¿me pueden multar por sacar el brazo por la ventanilla?

Sigue leyendo para descubrir todo lo que nos dicen las normas DGT.


 

Especialmente en los meses de mayor calor hay una mayor cantidad de infracciones como ya vimos en las principales multas en verano, si quieres saber cómo ahorrarte unas cuantas multas, te recomendamos que leas con atención este artículo.

Circular con el brazo apoyado en la ventanilla ¿Multa?

Según la DGT, no hay ningún punto dónde se especifique que está prohibido circular con el brazo por fuera de la ventanilla, incluso en caso de que no se disponga del sistema de luces de frenado, marcha atrás o intermitencia, hay estipuladas unas cuantas señales que debemos hacer sacando el brazo por la ventanilla.

No obstante, según el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación: “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”.

Además de incluir un punto adicional: “deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”

Este punto viene a decir que debemos estar en una posición cómoda y segura para la conducción, dejando la interpretación de la norma a los agentes de seguridad pertinentes.

Por tanto, en caso de que así lo declaren los agentes, podemos llegar a ser multados por circular con el brazo por fuera del coche al entender que no disponemos de una movilidad cómoda, y pueda perjudicar a nuestra velocidad de reacción frente a imprevistos durante la circulación.

La sanción económica a la que podríamos enfrentarnos por conducir con el brazo por fuera de la ventanilla iría de los 80 a los 200 €.

¿Se puede conducir con el brazo por fuera?
¿Se puede conducir con el brazo por fuera?

Peligros de circular con el brazo por fuera del coche

Ya hemos comprobado que aunque no hay nada literalmente tipificado, circular con el brazo por fuera de la ventanilla, puede ser motivo de sanción en caso de que así lo estipulen los agentes de circulación, al igual que ocurre con comer en el coche, fumar en el coche o vestir con ropa innapropiada durante la conducción.

Además de las sanciones económicas hay una serie de peligros asociados a la conducción con una mala postura o sacando el brazo por la ventanilla que debemos tener en cuenta.

Aumento del tiempo de respuesta

Circular con el brazo por fuera de la ventanilla puede hacer que nuestra velocidad de reacción sea peor al tener que hacer alguna maniobra de emergencia, podemos perder hasta 2 segundos desde que visualizamos el peligro hasta que incorporamos ambas manos al volante

Mayor peligro en caso de accidente o colisión

Circular con el brazo por fuera de la ventanilla puede suponer un peligro ya que en caso de colisión, nuestro brazo quedaría totalmente desprotegido y podríamos llegar hasta a perderlo contra otro coche, una señalización o una farola.

Otras prácticas poco recomendables durante la circulación

Aunque una de las prácticas más habituales dentro de las incorrectas posturas al conducir es la de circular con el brazo por fuera de la ventanilla, hay otros motivos por los que podemos llegar a ser multados.

Conducir demasiado tumbado

Otro de los motivos por los que podemos recibir una infracción es la de circular demasiado tumbados.

Al conducir con el asiento demasiado reclinado hacia atrás podemos estar perdiendo parte de visión y habilidades con los pedales y el volante, los coches están preparados para conducirse en una posición neutra semirrecta.

Conducir demasiado arrimado

Otro posible motivo de infracción es conducir con el asiento demasiado pegado al volante, esto no aplica a personas que por sus características físicas necesiten arrimarse demasiado, si no más bien para aquellas personas que sin necesidad conducen justo encima del volante.

Conducir demasiado próximo al volante puede empeorar la manejabilidad del coche y aumentar las probabilidades de lesiones graves en caso de accidente.

Por eso, lo más recomendable es mantenerse a una distancia cómoda para maniobrar con el volante y pulsar los pedales sin esfuerzo.