Conducción eficiente y ahorro de combustible

 

La conducción eficiente no es sólo para los coches híbridos o los coches eléctricos, tengas el coche que tengas puedes seguir una serie de recomendaciones y técnicas que reducirán considerablemente el consumo de combustible  hasta en un 60%y alargarán la vida útil de nuestros vehículos.

 

 Mejoras en la conducción eficiente

 

El estilo de conducción de cada piloto influye directamente en el consumo y desgaste de nuestros vehículos, en este artículo trataremos algunas recomendaciones para ahorrar combustible y minimizar el impacto de su uso.

 

¿Qué es la conducción eficiente?

 

La conducción eficiente es un estilo de conducción que tiene como objetivo minimizar el impacto ambiental y reducir el consumo de carburante, lo que se traduce en un ahorro para nuestros bolsillos y la protección de nuestro entorno.

Se basa en sencillas reglas que aprovechan al máximo las prestaciones de nuestro coche.

En España se ha estimado que más del 60% del combustible del que se consume se quema sin utilizarse de manera eficiente.

 

 

 

¿Cómo conducir de manera eficiente?

 

Es cierto que no todos los automóviles son iguales y cada tipo de motor y carburante cuentan con una serie especificaciones concretas, pero hay una serie de recomendaciones generales que pueden facilitar la conducción eficiente.

 

  • Usar marchas largas siempre que se pueda: Las marchas largas generalmente consumen menos carburante, por ello siempre que sea posible, intentaremos circular con las marchas más largas pero sin dejar al coche sin fuerza.

  • Mantener velocidades constantes: Es muy importante mantener una velocidad constante para reducir el consumo de combustible, no realizar acelerones y frenadas innecesarias puede ser un aspecto fundamental, al igual que anticiparse a las circunstancias de la carretera evitando acelerar para frenar luego bruscamente en semáforos, curvas o rotondas

  • Cuidado con las pendientes: Por desgracia es una práctica extendida en España bajar las pendientes largas en punto muerto y esto además de ser un peligro para los ocupantes, realmente produce un consumo extra una vez que volvamos a introducir la marcha.

  • Evitar adelantamientos innecesarios: A veces para adelantar 1 o 2 coches realizamos acelerones que aumentan considerablemente el consumo de combustible y el ahorro en tiempo es prácticamente nulo, por eso deberemos sopesar este tipo de acciones antes de pisar el acelerador por ahorrarnos unos segundos.

  • Realizar un correcto mantenimiento del vehículo: Prever ciertas averías mediante revisiones periódicas puede hacer que nuestro vehículo no sufra desgastes extra y compense carencias en el motor mediante un incremento en el consumo.

 

Ventajas y ahorro de combustible mediante la conducción eficiente

 

Este estilo de conducción, a parte del ahorro de combustible, presenta una serie de ventajas muy interesantes para tener en cuenta cada vez que vamos a utilizar nuestro auto.

 

Ventajas

 

Alguna de las ventajas asociadas a este estilo de conducción son:

  • Ahorro de combustible. Utilizar nuestro coche de manera eficiente puede traducirse en un ahorro directo cada vez que visitamos la gasolinera.

  • Mejora de la conducción y de la tensión. Al no producirse acelerones y frenazos constantes, los conductores se sentirán más confiados y con un mayor control sobre el automóvil.

  • Reducción de la contaminación. Al reducir el consumo de carburante, se reduce la cantidad de emisiones contaminantes.

  • Mayor seguridad vial. Conducir sin cambios bruscos de velocidad a una velocidad adecuada hace que la probabilidad de accidente se reduzca considerablemente.

 

¿Cómo ahorrar dinero y combustible?

 

Todas las medidas anteriormente mencionadas ayudan a reducir el consumo de combustible en nuestros coches ya sean diesel o gasolina pero hay una serie de consejos que pueden ayudar a mejorar aún más la eficiencia de nuestros vehículos.

  • Aire acondicionado. Probablemente sea el accesorio de nuestro coche que más consuma por eso es recomendable mantener siempre una temperatura de unos 21-22ºC.

  • Ventanillas. Circular con las ventanillas bajadas hace que nuestro vehículo sufra una oposición mayor del viento, requiriendo un consumo extra de carburante.

  • Correcta presión en los neumáticos.  Llevar una presión incorrecta puede aumentar el consumo de combustible en un 2 - 4% más.

  • Reducir peso. En ocasiones llevamos en el maletero un montón de cosas que no necesitamos, intentaremos reducir el peso.

 

Conclusiones

 

Conducir de manera eficiente no se puede definir con unas simples indicaciones, como hemos visto, es un cambio en la mentalidad y estilo de conducción.

Mantener una velocidad constante, evitar cambios de velocidad bruscos, no sobrerrevolucionar nuestro coche y anticiparse a las necesidades del terreno puede producir un ahorro del 60% de combustible.

Además seremos responsables con el medio ambiente y reduciremos las probabilidades de provocar un accidente.