Consejos para comprar una moto de segunda mano

Si estás pensando en comprar una moto de segunda mano hay ciertos aspectos o puntos clave que deberías revisar concienzudamente para que “no te vendan la moto”.

El primer paso será decidir el tipo de moto que necesitamos, ya que no es lo mismo si buscamos una moto para la ciudad, una moto para el campo o una moto para hacer kilómetros y kilómetros por la carretera.

Una vez que tengamos claro el tipo de moto que necesitamos, podremos pasar a evaluar las diferentes opciones de motos de ocasión que existen en el mercado.

Aunque en Flexicar estamos especializados en la compra y venta de coches de segunda mano, en este artículo queremos hacer una serie de tips y recomendaciones para comprar una moto de segunda mano en perfecto estado.

Consejos para comprar una moto de segunda mano
Consejos para comprar una moto de segunda mano

¿Qué tener en cuenta antes de comprar una moto de segunda mano?

Comprar una moto nueva puede ser algo muy excitante, pero también una decisión que nos puede jugar una mala pasada si no pensamos fríamente en nuestra elección.

En muchas ocasiones algunos conductores se dejan encandilar por los bajos precios que ofrecen algunas motos de ocasión, sin pensar que a la larga puede darnos problemas que incrementen notablemente el precio final.

Por este motivo recomendamos tener paciencia y buscar una moto de segunda mano que se adecue al estado y precio que estemos buscando.

En el mercado de motos de ocasión hay una continua rotación de modelos, por lo que cada semana o incluso cada día salen cientos de motos de segunda mano al mercado.

Naturalmente en lo primero que hay que fijarse antes de decidir comprar una moto de segunda mano es el precio y aspecto general, que es la referencia inicial para valorar el estado en el que se encuentra la moto.

Cuando se habla de precio y aspecto general no quiere decir que hay que buscar una moto barata en perfecto estado, sino que se deben comparar varios modelos del mismo año en condiciones similares para poder hacerse una idea del rango de precio medio en el que se va a mover la elección más adecuada.

Una vez decidido el presupuesto que se desea destinar a comprar la nueva moto de segunda mano, es hora de empezar a evaluar modelos individualmente.

¿Dónde comprar una moto de ocasión?

Aunque ya se ha comentado anteriormente, en Flexicar nos dedicamos específicamente al mercado de coches de segunda mano y por eso buscamos dar la opinión más objetiva a los lectores, recomendando los mejores lugares para comprar una moto de ocasión.

La primera recomendación en este sentido es acudir a un concesionario especializado en la compra y venta de motos de segunda mano ya que podrá ofrecer una serie de facilidades en la financiación y garantías adicionales que un particular no podrá facilitar.

Además, generalmente, al acudir a un concesionario de motos de ocasión está asegurado que se efectuarán correctamente todos los trámites necesarios para llevar a cabo la compra y venta de tu nueva moto.

El único problema de esta opción es que no suele ser la más económica y siempre aparece la tentación de comprar una moto de ocasión a otro particular.

En el caso de que se conozca al antiguo dueño es todo mucho más fácil, ya que se podrá conocer el uso y los cuidados que se le han dado a la moto, pero en el caso de acudir a portales de venta online, como motos Milanuncios o motos Wallapop, se puede llegar a sufrir una estafa si no se anda con pies de plomo.



¿Qué revisar antes de comprar una moto de segunda mano?

Si ya se ha decidido dónde se va a comprar la nueva moto de segunda mano se puede empezar con la búsqueda con especial atención a algunos puntos fundamentales que se deben tener en cuenta antes de comprarla.

Aunque lo más recomendable es llevar la posible moto que se vaya a comprar a un mecánico de confianza para que pueda hacer una verificación en profundidad del estado en el que se encuentra, esta opción no siempre es viable y a veces hay que hacer la revisión por cuenta propia.

Revisar la moto antes de comprar
Revisar la moto antes de comprar

Revisar el exterior de la moto

El primer consejo es que no apuren las prisas por comprar la nueva moto y se reserve tiempo para ir a visitarla presencialmente e incluso probarla en la medida de lo posible antes de tomar una decisión.

Durante esta primera toma de contacto hay algunos aspectos que pueden dar bastantes pistas del estado en el que se encuentra la moto.

Lo primero en lo que hay que fijarse es si la carrocería tiene algún golpe, ya sean de poca importancia, como pequeñas rozaduras en los retrovisores, contrapesos del manillar, manetas o intermitentes; o grandes golpes, para lo que habrá que revisar exhaustivamente el chasis, la horquilla, el basculante y las llantas.

En el primer caso, las leves rozaduras o pequeños arañazos no suelen ser determinantes más allá del aspecto estético, pero en el caso de ver golpes u óxido en los puntos clave anteriormente mencionados se debe evaluar detenidamente la situación, ya que su reparación puede elevar notablemente el precio y no realizar los arreglos puede dar lugar a un accidente grave.

De todas formas, lo más recomendable es probarla y dar una vuelta con ella para ver que todo funcione correctamente y no haga ruidos extraños. 

Revisar los papeles de la moto

Otro punto que se debe tener en cuenta antes de comprar una moto de segunda mano, especialmente si la compra se realiza a un particular, es contrastar toda la información que pone en los papeles de la moto para no comprar una moto robada, una moto con el cuentakilómetros trucado o cualquier circunstancia que origine que se puedan tener problemas futuros con tráfico.

En caso de que la moto tenga pasada la ITV se podrá contrastar si el cuentakilómetros marca los kilómetros que efectivamente ha recorrido 

En el caso de que hayas quedado conforme con el estado de la motocicleta, otro punto que deberemos tener en cuenta son los trámites de compra y venta.

Lo más rápido aunque algo más costoso es acudir directamente a una gestoría que se encargue de todo pero si queremos ahorrarnos algo de dinero podemos realizarla nosotros mismos y recomendamos no pagar la moto hasta tenerla a tu nombre.