¿Qué es el ESP?

El ESP, o Programa Electrónico de Estabilidad, es una tecnología de seguridad que equipan los vehículos para mejorar la estabilidad de un coche al detectar y reducir la pérdida de tracción. 

Y es que este sistema interviene automáticamente cuando identifica que el vehículo está comenzando a derrapar o perder el control, especialmente en condiciones de conducción difíciles como curvas cerradas, maniobras bruscas o superficies deslizantes.

¿Cómo funciona el ESP?

El funcionamiento del ESP se basa en una serie de sensores electrónicos que monitorean constantemente la dirección y la velocidad de rotación de las ruedas, la aceleración lateral, y la dirección en la que el conductor intenta dirigir el vehículo

Si el sistema detecta una discrepancia entre la dirección de la marcha y la intención del conductor - por ejemplo, si el coche comienza a deslizarse hacia un lado durante una curva -, entra en acción para ayudar a "corregir" el rumbo del vehículo.

El ESP actúa aplicando freno de manera selectiva a una o más ruedas individualmente y, si es necesario, ajustando la potencia del motor para ayudar a mantener el vehículo en su trayectoria prevista. 

El ESP ayuda a mantener el coche en el rumbo elegido
El ESP ayuda a mantener el coche en el rumbo

Esta intervención ayuda a prevenir el sobreviraje, es decir, cuando la parte trasera del coche derrapa hacia el exterior de la curva; y el subviraje, cuando el vehículo tiende a irse recto en lugar de seguir la curva, manteniendo de esta forma, el coche en la carretera y bajo control.

Una de las principales ventajas del ESP es su capacidad para aumentar significativamente la seguridad de conducción en situaciones imprevistas ya que al mejorar la estabilidad del vehículo, reduce el riesgo de accidentes causados por derrapes, especialmente en condiciones de baja adherencia como carreteras mojadas, heladas o cubiertas de grava.

Esta tecnología es particularmente valiosa en situaciones de emergencia, donde el tiempo de reacción del conductor puede no ser suficiente para evitar un accidente.

Además, el ESP no sólo beneficia a los conductores experimentados; también es una herramienta invaluable para los menos experimentados, proporcionando un nivel adicional de seguridad activa. 

Otra ventaja es que el ESP se ha convertido en un estándar en muchos países, lo que significa que esta tecnología de seguridad está disponible en una amplia gama de vehículos, desde modelos económicos hasta de alta gama de serie, lo que permite no desembolsar dinero para tenerlo, lo cual ha contribuido a una mejora generalizada en la seguridad vial, reduciendo la cantidad de accidentes y salvando vidas.

En resumen, el ESP es una característica de seguridad esencial que ayuda a mantener el vehículo estable y seguro, especialmente en condiciones adversas de conducción pues, al prevenir la pérdida de control del vehículo, esto protege a los ocupantes del coche y a otros usuarios de la carretera, lo que hace del ESP un componente vital en la seguridad del automóvil moderna.

El ESP se desactiva para poder derrapar en circunstancias controladas
El ESP se desactiva para poder derrapar en circunstancias controladas