Correa de distribución: Cuándo cambiarla y mantenimiento

La cadena o correa de distribución es una de las partes más importantes de nuestro coche y por eso deberíamos dedicarle algo de tiempo a su mantenimiento y revisión.

Revisar el correcto funcionamiento de la correa de distribución, es algo muy fácil y sencillo, y por eso hemos querido hacer una pequeña recopilación de consejos para realizar un correcto mantenimiento a la correa de distribución de nuestro coche.


También analizaremos algunos aspectos como cuándo cambiar la correa de distribución y cuál es su precio.

Si quieres alargar la vida útil de tu coche y descubrir cómo realizar un correcto plan de mantenimiento, sigue leyendo hasta el final.

¿Qué es la correa de distribución?

Antes de analizar cómo podemos realizar un correcto mantenimiento de nuestra correa de distribución y cuándo cambiarla, deberíamos especificar qué es la correa de distribución y para qué sirve.

La correa de distribución es la responsable de engranar y sincronizar todas las funciones mecánicas dentro de los motores de combustión interna.

Concretamente, la correa de distribución de nuestro coche, coordina el cigüeñal con el árbol de levas, piñones y válvulas.

Se encarga de que la conjunción de estos elementos se produzca de manera coordinada, moviendo el cigüeñal de forma que las válvulas realicen la tarea de apertura y cierre sin golpear los pistones.

Es decir, es la principal responsable de que nuestro coche funcione correctamente.

¿Cuándo cambiar la correa de distribución?
¿Cuándo cambiar la correa de distribución?

¿Qué tipos de correas y cadenas de distribución existen?

Aunque todas las correas de distribución tienen un funcionamiento muy similar, lo cierto es que hay diferentes tipos de correas de distribución e incluso cadenas de distribución metálicas.

Correas de distribución de caucho

Actualmente las correas de distribución de caucho son las más utilizadas y son las que tienen la mayoría de coches modernos.

El principal motivo de que se esté apostando por correas de distribución de caucho es que su material, además de ofrecer una mayor resistencia, proporciona un extra de elasticidad que permite aguantar las posibles variaciones en el sistema.

Correas de distribución de goma o nylon

Aunque son menos recomendables, las correas de distribución de goma o nylon comparten bastantes similitudes con las de caucho si hablamos de elasticidad, pero no son la mejor opción ya que aportan un menor índice de resistencia.

Cadena de distribución metálica

Aunque pueda parecer que las cadenas distribución al ser metálicas son las que ofrecen una mayor resistencia, no tienen por qué ser más resistentes que las de caucho.

Al igual que ocurre con las correas de distribución, las cadenas pueden llegar a deteriorarse e incluso romperse en sus zonas más débiles.

Mantenimiento de la correa de distribución

Ahora que ya hemos visto para qué sirve la correa de distribución y los tipos de correas que existen en el mercado, es el momento de enumerar algunos consejos que nos permitan alargar la vida útil de nuestra correa de distribución o cadena de distribución.

Realizar un correcto mantenimiento de la cadena o correa de distribución de nuestro coche es muy sencillo y bastará con una revisión ocular de la cadena, revisando posibles grietas o roturas en el sistema e incluso podemos comprobar la tensión para comprobar que no haya holgura y así se produzca un desgaste desigual entre los diferentes componentes del motor.

Otro aspecto fundamental de cara a realizar un correcto mantenimiento de nuestra correa de distribución es prestar atención a los sonidos que hace nuestro motor y en caso de percibir algún ruido extraño a intervalos regulares durante la aceleración, puede darnos pistas de que la correa haya perdido tensión.

Mantenimiento de la correa de distribución
Mantenimiento de la correa de distribución

Peligros de no tener en buen estado la correa de distribución

En caso de que la cadena o correa de distribución se rompa, el motor perderá su sincronización y puede hacer que el pistón golpee repetidamente las válvulas y estás se doblen o incluso se rompan totalmente.

Por otro lado, los pistones también pueden quedar seriamente dañados y producir la muerte prematura del motor.

En caso de una incorrecta tensión en la correa de distribución, como hemos comentado anteriormente, puede producirse un desgaste irregular en nuestro motor provocando problemas en el largo plazo.

¿Cuándo cambiar la correa de distribución?

Analizada la importancia que tiene circular con una correa de distribución en buen estado, es momento de revisar cuándo es el mejor momento para cambiar la correa de distribución y cuántos son los km recomendados.

Lo cierto es que no hay un número de kilómetros exactos para saber cuándo cambiar la correa de distribución, dependerá en gran medida de lo que nos diga el fabricante en la ficha técnica de nuestro vehículo.

No obstante, de media, el momento para cambiar la correa de distribución suele oscilar entre los 65.000 km y los 130.000 km.

Un aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de saber cuándo cambiar la correa de distribución, es que en caso de que circulemos de manera habitual por zonas urbanas el desgaste puede ser superior llegando al 20 % o 25 % extra de desgaste.

Esto se debe principalmente a que por ejemplo en semáforos y atascos aunque el coche esté parado sin circulardistancia, la correa de distribución continua en funcionamiento produciendo un desgaste extra y por tanto sería recomendable cambiar la correa un 20% o 25% antes de lo que nos recomienda el fabricante.

¿Cuánto cuesta cambiar la correa de distribución?

El precio de un cambio de distribución dependerá en gran medida del taller y los materiales que hayamos decidido implementar pero de media en España, se estima que el precio de cambiar la correa de distribución suele rondar los 400€, aunque podemos encontrar opciones que parten desde los 350€.

Aunque el precio de cambiar la correa de distribución puede parecer muy alto, debemos tener en cuenta que en caso de que se produzca alguna avería fruto del desgaste, el precio que podemos llegar a pagar por reparar el coche puede ascender a los 1.000€ o 6.000 € e incluso la muerte del coche.