Atención telefónica: 91 060 52 22. Lu a Vi: 9:00-20:30 | Sá y Do: 10:00-20:30 

¿Que mantenimiento le debo hacer a mi coche?

 

La mayoría de conductores le da poca importancia al mantenimiento de su coche. Tal vez por desconocimiento o sencillamente por descuido, muchos fallos mecánicos habrían sido evitados con las revisiones adecuadas. Si quieres saber cómo mantener tu vehículo al día, continúa leyendo.

 

Te contamos todo lo que necesitas saber para tener al día el mantenimiento de tu coche.

 

La edad media de los coches en España ronda los 12 años, por lo que seguir un adecuado plan de mantenimiento resulta fundamental. No solo puede prolongar su vida: mantenerlo al día puede ahorrarte muchos dolores de cabeza, visitas inesperadas al taller y hasta librarte de una multa.

Según la DGT, conducir coches defectuosos supone la tercera causa de multas en el país: alrededor de 1.200 conductores son sancionados semanalmente por circular en vehículos con desperfectos mecánicos. Por su parte, el RACE calcula que más de 1.000.000 de las asistencias que realiza anualmente a sus afiliados se debe a falta de mantenimiento. Muchas averías mayores son en realidad consecuencia de no haber realizado los cuidados adecuados.

La realidad es que mantener tu coche al día no es tan difícil, incluso si no tienes ningún conocimiento de mecánica. Te contamos todo lo que debes saber.

 

 

Los líquidos del coche

 

Descuidar el correcto mantenimiento de los líquidos del coche puede ser letal. Estos fluidos son la sangre de tu vehículo; reemplazarlos es bastante económico y los expertos aseguran que es donde más atención tenemos que poner.

Hay varios tipos de líquidos que tienes que revisar. Los principales son:

 

Aceite de motor

 

Es el más importante de todos los fluidos y mantenerlo en un nivel adecuado es fundamental: demasiado bajo puede significar que el coche está perdiendo aceite; demasiado alto puede afectar la presión interna del motor y causar una avería.

Su aspecto debe ser claro y fluido. Los expertos recomiendan cambiarlo cada 30.000 km (aunque eso depende del modelo). Es aconsejable revisarlo periódicamente (por lo menos una vez al mes) y antes de emprender un largo viaje.

 

Aceite de transmisión

 

Junto al motor, la transmisión o caja de cambios es el segundo componente más importante de tu coche; también es uno de los más costosos de reparar. No hay un consenso claro en torno a cuándo hay que cambiar este aceite, pero los expertos aseguran que reemplazarlo cada 100.000 km puede ser beneficioso para prolongar su vida útil.

Revisa periódicamente los niveles de este aceite y su aspecto. Su color debería ser rojo cereza y su aspecto fluido. Si lo notas de un color café o percibes un olor a quemado, te recomendamos que pases por el taller a hacerle una revisión.

 

Líquido de frenos

 

En este caso no es una reparación importante la que está en juego, sino tú seguridad y la de tus acompañantes. Revisa periódicamente que el nivel sea el adecuado y en caso de notarlo más bajo de lo normal, los expertos recomiendan acudir a un taller mecánico para un lavado y purga del cilindro antes de rellenarlo.

Un nivel bajo puede significar que tienes una fuga en algún lugar del circuito, por lo que se recomienda no descuidar su nivel. También recomiendan no llenar en exceso el depósito de este fluido: este líquido necesita espacio para expandirse cuando se calienta.

 

Líquido de dirección

 

Salvo algunos modelos de vehículos híbridos o eléctricos, todos los coches cuentan con una dirección asistida, que necesita de un fluido para su correcto funcionamiento. Este líquido no necesita ser reemplazado, pero sí es importante revisar su nivel habitualmente.

 

Anticongelante

 

Su función es mantener el motor y sus componentes a una temperatura constante. En días muy calurosos de verano o muy fríos en invierno, su función se vuelve vital. Cuenta con un recipiente fácilmente visible y unas marcas que nos indican su nivel. Usa siempre el mismo tipo de refrigerante según las indicaciones del fabricante y salvo que se trate de una emergencia, no lo mezcles con agua.

 

 

Filtros

 

Los filtros previenen que pequeñas partículas o impurezas deterioren los distintos componentes del vehículo o afecten su funcionalidad. A diferencia de los fluidos, no es necesario revisarlos periódicamente, pero sí es importante reemplazarlos al menos una vez al año.

Existen de varios tipos, entre ellos:

 

    • Filtro de aceite: se encarga de retener las pequeñas partículas que se desprenden del motor producto de la fricción y que quedan en el lubricante, reduciendo su vida útil. Se recomienda reemplazarlo cada vez que se realice un cambio de aceite.

 

    • Filtro de aire: su función básica es evitar que el aire que llega al motor no contenga polvo ni partículas abrasivas. No solo prolongará la vida de la maquinaria, sino que mejorará el rendimiento de combustible. Se recomienda cambiarlo una vez al año y revisarlo cada vez que se le haga algún mantenimiento al coche.

 

  • Filtro de combustible: En el caso de los coches de gasolina, este filtro evita que las impurezas lleguen al motor. En los vehículos diésel, su función es la de retener el agua que posea el combustible y pueda provocar corrosión. Al igual que con el filtro anterior, se recomienda cambiarlo anualmente y revisarlo cuando el coche visite el taller.

 

 

Correa de distribución

 

Descuidar el mantenimiento de la correa de distribución es una de las averías más caras a las que se tienen que enfrentar los dueños de un coche, de allí que un riguroso plan de mantenimiento sea fundamental: No es lo mismo cambiar una correa que reconstruir un motor.

Los modelos más nuevos incluyen materiales más resistentes que prolongan la vida de la correa, por lo que en algunos casos podría no necesitar un reemplazo hasta los 200.000 km. En el caso de los modelos más antiguos, suele hacerse una vez que supera los 100.000 km. En todo caso, independientemente de los kilómetros recorridos, no dejes pasar más de 10 años entre un cambio y otro. Consulta el manual de tu coche para más información.

 

 

Frenos y neumáticos

 

Los frenos son vitales: con ellos te juegas la vida, por lo que su mantenimiento es fundamental. A simple vista podemos observar el estado de las pastillas de freno, además cuentan con un testigo metálico que hará un ruido muy característico cuando estén llegando al final de su vida útil. Los discos se pueden detectar con mayor facilidad: si ves una rebaba muy pronunciada, significa que tus discos necesitan ser cambiados lo antes posible. Los expertos recomiendan reemplazar tanto las pastillas como los discos cada 120.000 km.

 

Los discos y pastillas de freno son un elemento clave en tu programa de mantenimiento: tu vida está en juego.

 

Los neumáticos, por su parte, están diseñados para durar en torno a los 50.000 km, siempre que sean de buena calidad. Si notas su dibujo desgastado o ves que la ranura central tiene una profundidad de menos de 1,6 milímetros, sabrás que es tiempo de cambiarlos. Revisa a menudo su presión siguiendo las indicaciones del fabricante: no solo te ayudará a conducir mejor y de forma segura, sino que te ayudará a ahorrar combustible. Hazlo por lo menos una vez al mes y especialmente antes de un viaje largo.

 

 

Otros elementos

 

Junto a lo antes mencionado, existen otros elementos que son importantes contemplar en tu plan de mantenimiento; mantenerlos al día podrían incluso librarte de una multa.

 

    • Iluminación: Revisa periódicamente las bombillas de faros delanteros y traseros, así como las que iluminan la matrícula. Los modelos de xenon o led suelen tener una vida útil muy prolongada y ofrecerte mayor visibilidad.

 

    • Escobillas: Las escobillas del limpiaparabrisas suelen ser las grandes olvidadas. Cuando descuidamos su mantenimiento, pueden restar hasta un 20% de visibilidad y poner en riesgo tu seguridad. Reemplazarlo es bastante económico y suele hacerse en muy poco tiempo.

 

  • Liquido del limpiaparabriza: Junto a las escobillas, es fundamental mantener el depósito lleno y serciorarse que funcione correctamente. Te ayudará a mantener una visibilidad correcta y a conducir con mayor seguridad.

 

 


Creado el

Coches segunda Mano
Atención telefónica: 91 060 52 22  Lu a Vi: de 9:00 a 20:30h.
Sá y Do: de 10:00 a 20:30h.