Ranking de los mejores Citroën clásicos

Citroën es una marca francesa que ha fabricado coches desde el año 1919 cuando construyó el Citroën Type A, un vehículo de 10 CV con mejor equipamiento y menos costoso que sus rivales. El fundador fue André Citroën, quien comenzó con la producción de armamento para Francia en la Primera Guerra Mundial.

Durante toda su historia la marca Citroën ha creado obras de la automoción con tecnología adelantada a su época que a día de hoy se usa en los modelos más avanzados y, en el artículo de hoy, os vamos a contar los mejores clásicos de Citroën y sus características más llamativas.

Los mejores clásicos de Citroën

Actualmente el catálogo de la marca cuenta con ocho modelos distintos entre compactos, SUV, crossover y furgonetas, pero no siempre ha tenido estas categorías ya que, en el pasado ha creado berlinas, descapotables y hasta deportivos.

Es por eso que, a continuación, haremos una breve recopilación de algunos de los más emblemáticos y curiosos Citroën clásicos.

Citroen Mehari

Fabricado sobre la base de un Citroen Dyane 6, el Citroen Mehari es probablemente uno de los coches más icónicos de la marca debido a su estilo de carrocería y diseño. 

Se trata de un pequeño compacto con una carrocería de plástico fácilmente reemplazable, con ondulaciones en el lateral y un techo que se puede poner o quitar de forma completa o parcial para crear un coche de dos o cuatro plazas, de estilo pickup con la parte trasera para carga o completamente descapotable, con motorizaciones muy modestas que iban desde los 26 a los 32 CV.

Este clásico de Citroën se presentó en 1968 y cumple 55 años este 2023. Casi 150.000 unidades se fabricaron de este modelo entre los que destaca una variante con tracción 4x4 que dió asistencia en el Rally Dakar de 1980 o las más de 7.000 unidades compradas por el ejército francés.

Uno de los Citroën clásicos más conocidos, el Citroën Mehari con carrocería descapotable
Citroën Mehari

Citroën 2CV

Otro de los Citroën antiguos más conocidos de la marca, con un diseño alegre y simpático y un dinamismo en la conducción nunca visto hasta el momento, gracias al chasis sobre el que estaba montado, el bajo centro de gravedad y una suspensión interconectada de largo recorrido que hacía que el Citroën 2CV fuera muy cómodo y prácticamente imposible de volcar en las curvas.

Con un motor inicial de tan sólo 9 CV, tracción delantera y un peso de únicamente 600 kg, tenía un mantenimiento barato y sencillo y un consumo de combustible ínfimo. A destacar la variante Sáhara con tracción a las 4 ruedas y dos motores de los que apenas se fabricaron 694 unidades de las cuales muchas fueron destinadas en España a la Guardia Civil.

Se presentó en el año 1948 durante el Salón de París aunque los primeros prototipos se crearon 10 años antes y muchos fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial. Fue tal el éxito que tuvo el Citroën 2CV que llegaron a tener una lista de espera de hasta 6 años para poder comprar una unidad.

En total, 5.114.925 unidades se vendieron del Citroën 2CV entre todas las variantes.

Otro de los Citroën clásicos más icónicos, el Citroën 2CV
Citroën 2CV

Citroën DS21 o Citroën Tiburon

Creado en el año 1955, el Citroën Tiburon es un sedán de grandes dimensiones que equipó por primera vez en la industria de la automoción, un sistema de suspensión hidroneumática que conseguía una comodidad sin igual, ya que mantenía la carrocería en un mismo nivel sobre el suelo, independientemente de las irregularidades de la carretera.

También fue el primer coche de producción en montar discos de freno modernos y equipaba un sistema de alta presión hidráulico que actuaba no sólo en la suspensión, sino también en la dirección, en los frenos y en el cambio de marchas semiautomático con el control del embrague, por lo que carecía de pedal.

En 1968, el Citroën Tiburon incorporaba otra nueva funcionalidad adelantada a su época: los faros auxiliares direccionales que se movían acorde a la dirección para mejorar la visibilidad de noche.

Si seguimos hablando de los Citroën clásicos, hay que hablar del Citroën Tiburon, el más avanzado tecnológicamente
Citroën Tiburon

Citroën SM

El Citroën SM es uno de los Citroën clásicos más lujosos de la marca y se creó en colaboración con Maserati que fue comprada por la marca francesa en el año 1968.

En este caso, el SM combina la avanzada tecnología de Citroën con el motor V6 de Maserati y se presentó en el Salón de Ginebra del año 1970 y, curiosamente, fue un modelo inusual en Francia debido a las elevadas restricciones contra los coches de lujo que tenían unas elevadas tasas con respecto a las potencias.

En este caso, el Citroën SM tiene una potencia de 174 CV, una cifra más baja que sus competidores que solucionaban algunos propietarios que cambiaban el motor V6 del Maserati habitual, por el de un Maserati Merak SS que tenía 215 CV que además mejoraba considerablemente la experiencia de conducción.

Su carrocería es de grandes dimensiones aunque el carrocero Prieto Frua creó en el año 1972 una variante Coupé con rasgos deportivos a la que se le denominó Citroen SM Frua del que sólo se fabricó una única unidad que además se vendió nueva en el mercado Español.

Citroën SM, uno de los Citroën clásicos más lujosos de la historia de la marca
Citroën SM

Citroën 11 Ligero

El Citroën Traction Avant o mejor conocido como Citroën 11 Ligero en España, se creó en el año 1934 y del cual se produjeron alrededor de 760.000 unidades hasta el cese de su producción en el año 1957.

Durante la Primera Guerra Mundial la fabricación del Citroën 11 Ligero se detuvo por el momento hasta que en el año 1941 reapareció con algún pequeño cambio estético como la cobertura de los faros frontales pintados en el color de la carrocería.

Se trata del primer coche de producción del mundo en tener una carrocería soldada al chasis y tracción delantera, cuando los coches en esta época separaban de forma unitaria la carrocería por un lado y el chasis por otro.

A pesar de que es un coche comúnmente conocido como Citroën 11 Ligero, es sólo el nombre de uno de los modelos de la gama Traction Avant y contaba con 46 CV de potencia.

Citroën 11 Ligero, el primer Citroën clásico con la carrocería soldada al chasis
Citroën 11 Ligero