Cuáles son las multas más frecuentes del verano

Las cifras no mienten: el verano es una de las temporadas en las que los agentes de tráfico ponen más multas. Según los datos, se imponen hasta 10.000 sanciones cada día durante los meses más calurosos del año.

Y eso supone un golpe muy duro al bolsillo, ya que la mayoría de ellas van desde los 80 hasta los 500 euros.

Por eso conviene estar informados de las acciones que son susceptibles de convertirse en incumplimientos de la nueva normativa DGT. Son muchas las personas que se preguntan si pueden recibir una multa por conducir con chanclas o si conducir descalzos puede derivar en una multa de tráfico.

Hoy respondemos a esas dudas, y sumamos más información de las multas de tráfico más habituales en verano, para que tus vacaciones estivales no se conviertan en una pesadilla.

 

Las multas más frecuentes del verano

 

Superar la velocidad marcada en la vía, usar el teléfono móvil mientras se conduce o conducir habiendo bebido alcohol son algunas de las principales infracciones de tráfico, y se dan en cualquier época del año.

Principales multas en verano
Conoce las pincipales multas en verano

Pero hay algunas que se producen especialmente durante el verano, y que están muy relacionadas con las vacaciones, los viajes largos y las jornadas de playa o piscina. Estas son las principales:

Conducir con chanclas

 

Es una de las preguntas que más se hacen los conductores: ¿se puede conducir con chanclas?

Y es que en los meses de verano, especialmente cuando se está de vacaciones y se va a la playa y la piscina, las chanclas son uno de los calzados más comunes. Tener que cambiarlos para evitar conducir con chanclas es un engorro, por lo que muchas personas deciden emprender la marcha con ellas puestas.

Aunque se trata de una acción que no está específicamente tipificada como una infracción en el Reglamento General de Circulación, lo cierto es que conducir con chanclas puede ser considerado por los agentes de tráfico como una conducta sancionable.

El motivo es que la Dirección General de Tráfico estipula como sancionables aquellas prácticas al volante que puedan entorpecer la conducción. En el caso de conducir con chanclas, podría considerarse que limita el uso de los pedales y que, por ello, reduce la capacidad de reacción del conductor.

Por ese motivo, es recomendable seguir el consejo de la DGT, que pide a los conductores que “usen la cabeza” y utilicen siempre un calzado cómodo y seguro cuando vayan a realizar algún desplazamiento en coche.

 

Conducir descalzo

 

Quienes hayan leído hasta aquí ya tendrán claro que conducir descalzos es otra de las prácticas más sancionadas en verano, aunque como sucede con el hecho de conducir en chanclas, no está recogido específicamente como sanción en el reglamento vigente.

En este caso, y es aplicable también al anterior, podemos acudir al Artículo 17.1, donde se subraya que "los conductores deben estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo".

Teniendo en cuenta esta premisa, queda claro que la respuesta a si se puede conducir descalzo es relativa: no es sancionable como tal, pero se puede considerar que se se hace, no se puede garantizar al 100% que el conductor en cuestión pueda tener el control absoluto de su coche.

 

Conducir sin camiseta

 

Volvemos a un caso que genera ambigüedad a la hora de saber a ciencia cierta si se trata de una cuestión por la que se puede recibir una multa de hasta 80 euros: conducir sin camiseta.

La realidad es que, al no estar prohibido expresamente en el reglamento de tráfico, podría decirse que se puede conducir sin camiseta.

Sin embargo, de nuevo se trata de un caso sujeto a la interpretación del agente de tráfico que nos toque. Y es que en la norma si se recoge la posibilidad de sancionar a cualquier conductor que no circule con elementos necesarios para la conducción o que lo haga con otros que pongan en peligro al piloto.

En este sentido, podría considerarse que no llevar camiseta puede generar fricciones y molestias con el cinturón de seguridad que distraigan la atención del conductor y, por tanto, se podría recibir una multa por ir sin camiseta.

 

El codo por la ventanilla

 

Aunque era una imagen que se veía mucho más años atrás, cuando gran parte de los vehículos no tenía aire acondicionado, lo cierto es que actualmente todavía se ven conductores, especialmente en ciudad, que circulan con la ventanilla abierta y el codo asomando.

Puede parecer una práctica inofensiva, pero lo cierto es que también es una acción que puede conllevar sanción. El motivo es que, al llevar el brazo apoyado en la ventana del vehículo, se circula con una sola mano sujetando correctamente el volante.

Esto implica una reducción del control del vehículo. A esto se suma que cualquier accidente que pudiera tener ese conductor tendría consecuencias mucho más graves por conducir de esa forma. Las sanciones en estos casos pueden ascender hasta los 80 euros.

 

Cuidado al colocar las maletas

 

Ordenar de forma incorrecta el equipaje dentro del coche es otra de las prácticas que más se penaliza en las carreteras durante el verano. Es que llevar determinados bultos dentro de la cabina puede suponer un alto riesgo en caso de accidente.

Por eso, las maletas y mochilas deben ir correctamente colocadas en el maletero, y si se trata de bolsas más pequeñas, pueden colocarse debajo de los asientos, pero nunca encima de ellos o en el suelo.

Hacer mal este paso inicial a cualquier viaje largo puede costar hasta 500 euros y 4 puntos del carnet, por lo que conviene dedicarle el tiempo necesario para evitar sustos y sanciones.

 

Otras multas típicas del verano

 

Tirar la colilla por la ventanilla

 

La siguiente infracción también alcanza los 200 euros de multa y puede suponer hasta cuatro puntos menos del carnet de conducir. Estamos hablando de tirar una colilla de cigarro por la ventanilla.

Ya hemos hablado de que fumar en el coche puede suponer sanción cuando se considera que afecta a las facultades del conductor. Pero además, tirar la colilla por la ventana del coche es motivo de sanción.

Las razones son dos: por un lado, esta práctica puede afectar a la seguridad del resto de usuarios de la vía. Por el otro, los cigarros son el principal motivos de incendios en verano, y una colilla tirada por la ventanilla supone un alto riesgo en este sentido.

 

Distracciones con el GPS

 

Otra de las acciones sancionables por las que se incrementan las multas en verano está relacionada con los viajes largos con destinos desconocidos. Lo más habitual es que los conductores hagan uso de algún navegador o del GPS del móvil para guiarse hasta el objetivo.

Sin embargo, estas distracciones pueden costar caro: la infracción se tipifica como grave y puede llegar hasta los 200 euros, además de la pérdida de 3 puntos del carnet de conducir.

 

Beber agua al volante

 

También se considera una distracción el hecho de beber mientras se conduce, incluso aunque solo se trate de agua. Hacerlo puede suponer hasta 200 euros de multa y la reducción de dos puntos del carnet.

Atención telefónica:
91 060 52 22
Lu a Sa: de 9:00 a 20:30h.
Do: de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 20:30h.