Coches Mazda CX-7 de Segunda Mano

Encuentra tu Coche de Ocasión Mazda CX-7 al mejor precio

Coches Mazda CX-7 de Segunda Mano

 

En 2006 la fábrica japonesa Mazda dio a luz al CX-7, un modelo cuyos cimientos le permitieron meterse de lleno en el segmento D. Seguridad, confort y diversión deportiva con 260 CV de potencia. Un SUV práctico y compacto con un diseño atlético que prometía altas prestaciones y unas garantías ideadas para plantar cara a sus rivales más próximos. Con esta carta de presentación, el Mazda CX-7 venía para quedarse.

El Mazda CX-7 irrumpió en el mercado automovilístico de la mano de un único modelo gasolina de cuatro cilindros en línea -un guiño a las versiones MPS del fabricante- y no dudó en ponerse a la altura de modelos como el Kia Sorento, el Audi Q7 o el C-Crosser, este último resultado de un proyecto común entre Citroën y Mitsubishi. Llenos de esperanza e ilusión, la marca japonesa inició la comercialización de un crossover gasolina que tuvo su máximo esplendor en Estados Unidos y Rusia.

 

Historia y evolución del modelo Mazda CX-7

 

Sin embargo, lejos de ser una ventaja para Mazda, esto fue el origen de una tragedia para la marca nipona. La elección de gasolina como único combustible condicionó significativamente las ventas del CX-7, convirtiéndose en un factor crítico para su venta. Fueron muchos los intentos de devolver la esperanza a este SUV, y tanto es así, que la marca japonesa no dudó en ponerse manos a la obra para sacar una versión diésel. Lamentablemente, poco después de su debut, las cifras empezaron a hablar por sí solas y, desafortunadamente para los amantes de Mazda, la marca japonesa se vio obligada a poner fin a la producción del CX-7 debido a la ausencia de demanda en Europa.

A pesar de tener a las versiones Mazda3 MPS y Mazda6 MPS como hermanos mayores, este modelo no logró generar el interés esperado dentro de la población europea, saliendo, irremediablemente, del mercado de las cuatro ruedas en 2012. Expertos en automoción e historia del automóvil confirman que la causa que explica el fin de producción del Mazda CX-7 se encuentra en su motor de gasolina 2.3 DISI y, aunque continuó comercializándose en concesionarios, se cumplen diez años desde que la marca japonesa decidió poner punto final a este proyecto, creado a raíz de la ilusión de crear un modelo a caballo entre un todoterreno y un deportivo.

Tiempo después, Mazda apostó por una nueva versión bautizada como Mazda CX-5, un vehículo más pequeño pero con un motor más moderno y prestaciones de última tecnología que no tardó en despuntar y hacerse notar en los concesionarios. A este modelo le siguió el Mazda CX-9 y, de esta manera, el CX-7 fue definitivamente retirado sin ser sustituido, quedando solo las cenizas de su ínfimo impacto en la industria del automóvil. De esta manera, las plataformas de segunda mano son la única vía para hacerte con uno de los modelos más carismáticos del antiguo offroad.

Otra gran opción de Mazda que deberíamos tener en cuenta es su versión el Mazda2.

 

¿Sabías estas curiosidades sobre Mazda?

 

La marca japonesa cuenta con 101 años de historia y mucha influencia europea. Es por ello que durante su trayectoria en el mercado del automóvil, la compañía se ha visto obligada a adaptarse y renovar sus bases para mejorar día tras día y seguir complaciendo a millones de fieles clientes que la siguen eligiendo como fabricante por excelencia.

Sin embargo, esta compañía tuvo su molde en una empresa de derivados del corcho que fue transformada en una fábrica de herramientas debido al declive del sector. En 1945 la sede de la empresa nipona se encontraba a pocos kilómetros de Hiroshima, histórico lugar donde cayó la bomba procedente del ejército estadounidense. Mazda perdió un centenar de empleados y sus instalaciones se convirtieron en centro de operaciones de Hiroshima durante la posguerra. El poder de hacer frente a las adversidades se convirtieron en el arma más imbatible del fabricante, que, años después, continúa luchando por ofrecer al mundo las mejores gamas de vehículos.

Las impecables cifras de la empresa japonesa llevaron al gobierno nipón a citar al hijo del fundador, Tsuneji Matsuda, a un encuentro convocado en Tokio. El gobierno ofreció a la compañía fusionarse en tres empresas de automoción, oferta que fue amablemente rechazada por la familia fundadora. De esta manera, Mazda fundó sus bases en la independencia y autonomía como máximos pilares. En esta línea, el logo de la compañía, representado a través de una V, hacen referencia a la sed de mejora, fortaleza y crecimiento de la empresa nipona.

Su repercusión impulsó la creación del MAZDA-GO, una moto con triple rueda que fue utilizado para brindar transporte a la empresa en 1931.30 años después Mazda lanzó su primer turismo: un coupé de dos plazas con motor bicilíndrico capaz de alcanzar los 84km/h. No tardó en llegar el primer deportivo ligero, bautizado como Mazda MX-5 y responsable de toda una revolución en el segmento gracias a su ligero peso y su precio asequible.

¿Aceptas las cookies? Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario